martes, 22 de julio de 2014

Calamares rellenos


Esta receta que os cuento es otra de esas a las que tengo un especial afecto por su procedencia y, bueno, también porque salen buenísimos. Ya os hablé de la "tata" en las alitas de pollo a la tata Juana, del cariño que en casa se le tiene y, ¿cómo no?, de su mano especial para la cocina. Este es otro de sus platos estrellas. Los calamares rellenos (de calamares, como yo siempre apostillo) son un clásico en Navidad y cada año se ha venido superando.

Ella elige los calamares más propicios para tal evento. Unos ejemplares grandes pero con sabor.  Nosotros, como nos gustan tanto, los preparamos de vez en cuando. Antes para celebraciones, ahora con cualquier excusa… porque los encontramos con un buen tamaño en la pescadería y nos animamos.

Tienen su proceso, pero a mi, que me gusta la cocina, no me pesa, y luego lo agradecemos todos. Tardaban en llegar al blog, así que aquí vamos. Necesitaremos:


Para los calamares y su relleno:
  • Dos calamares grandecitos. 
  • Unos 150 gramos de pan rallado.
  • Un huevo.
  • Perejil.
  • Dos ajos picados.
  • Sal.
  • Harina
  • Aceite
Para la salsa donde los cocinaremos:
  • Una cebolla.
  • Un ajo picado.
  • Un vaso de vino blanco.
  • Cinco o seis granos de pimienta.
  • Una hoja de laurel.

Lo primero que haremos es limpiar bien los calamares, separando los "rejos" del cuerpo. Los tentáculos y patas los picamos bastante pues formarán parte del relleno y al cuerpo le daremos la vuelta, es decir, el interior de la bolsa será nuestra parte exterior. De esta forma ayudamos a que aguanten más y que no se rajen en el momento de la cocción.

En un bol mezclamos bien los ingredientes para el relleno, es decir, los tentáculos picados del calamar, el huevo, el ajo, el perejil y un poco de sal. Le vamos añadiendo pan rallado hasta que tengamos una masa consistente pero no muy "sequerona".

¡Mi huevo era de dos yemas!

Esta mezcla la introducimos en el calamar y lo cerramos con un palillo de dientes. Es importante rellenarlos sólo hasta la mitad más o menos porque en el momento que lo pongamos en el fuego el relleno se bufará y corremos el riesgo de que se salga o rompa el calamar. Si nos sobra relleno yo lo suelo echar luego en la salsa.

Vale, no tenía palillos de dientes y esos palos son de brochetas :S jaja
Así, pasamos los calamares por harina y los sofreímos en aceite caliente durante unos minutos  hasta que se doren un poquito, sin quemarse.



Es el momento de preparar la salsa. Se pueden probar varias. Yo suelo preparar una muy sencilla picando finamente una cebolla y un par de ajos y poniéndolos a sofreír. Cuando estén doraditos, añado el vino, los calamares, el laurel, la pimienta y sal. Dejo reducir el vino y añado un poco de agua y los dejo a fuego medio durante 40 minutos.


Y además que salen exquisitos, va y me hacen estas fotos ¿quién se resiste?









3 comentarios:

  1. Hola Rocío,

    ¡Hemos visto que tienes muchas recetas! Te queremos presentar la página Todareceta.es, una comunidad donde los blogueros de cocina pueden compartir juntos todas sus recetas, ¡seguro que los usuarios disfrutarán con tu blog!
    Hemos creado también un Top blogs de recetas, donde podrás encontrar la lista de los más de mil blogs que ya se han añadido, y también podrás añadir el tuyo. ¡Y no te tienes que preocupar, porque todo es gratuito!

    ¡Estamos a tu disposición!
    Andreu
    Todareceta.es

    ResponderEliminar